Bergoglio y la esclavitud humana

El obispo Bergoglio cerro la X Jornada de Pastoral Social de Buenos Aires/08
Estimado lector, las publicaciones más recientes de Mayéutica Educactiva pueden verse en https://mayeuticaeducativa.wordpress.com/

Bergoglio advirtió sobre industria del descarte llamada esclavitud

El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Jorge Mario Bergoglio, advirtió hoy sobre una 'industria del descarte que se llama esclavitud', que todavía no se abolió en el país, y aseguró que las categorías de análisis de la realidad van progresando.

Hablamos de opresores y oprimidos pero no nos basta. Luego añadimos incluidos y excluidos y no nos basta. Hoy tenemos que añadir otro matiz, grafico y duro, los caben y los que sobren', subrayó al cerrar la XI Jornada Arquidiocesana de Pastoral Social que se desarrollaron en la Colegio San Cayetano, del barrio porteño de Liniers.

  • Organizadas por el Departamento Arquidiocesano de Pastoral, a cargo del presbítero Carlos Accaputo, tuvieron como ejes los 25 años de la recuperación de la demacración y sirvieron para ir reflexionando 'hacia el Bicentenario 2010-2016. + El purpurado porteño insistió en que 'hoy en nuestro suelo tenemos esclavos', y refirió puntualmente a 'la esclavitud de los niños, sobre todo migrantes, sometidos a la realización de los cartoneros, sometidos a la mafia de la droga como mulitas, sometidos a la mafia de los arrebatadores, sometidos en los talleres clandestinos que pululan en nuestra ciudad, sometidos a la cadena de prostitución, porque por más denuncias que se hagan nadie se atreve a enfrentar'.

Esos son nuestros esclavos y no hablamos de los ancianos sometidos muchas veces a una eutanasia encubierta', enfatizó.

El cardenal Bergoglio estimó que 'para hacer un análisis de la realidad debemos apartarnos de los esquemas, de las ideas, e ir a la carne de nuestro pueblo, a la carne periférica que sufre, a la carne periférica que tiene hambre, a la carne que se la tira afuera porque sobra y se la usa de material de descarte. Ir a la persona'.

Tras la 'bronca' la genera 'la voz intelectual que niega la justicia social, porque prefiere hablar de justicia y no de justicia social', advirtió que 'si no hay justicia social, no hay verdadero análisis de la realidad'.

No miremos la realidad con un intelecto frío o con una visión puramente eticista, estamos cansados. De intelectuales sin talento y de eticistas sin bondad, miremos la realidad con corazón de hermanos que saben llorar', concluyó.

'La cita que está en el reverso del programa que dice que: 'se puede afirmar que la unidad del pueblo se fundamenta en tres pilares que hacen a su relación con el tiempo y que están en tensión dialéctica, en tres lugares: en la memoria de sus raíces, en el coraje frente al futuro y tercero la captación de la realidad del presente'. Y en la captación de la realidad del presente cita: 'no vamos a entender la realidad de lo que nos pasa como pueblo y por lo tanto no vamos a poder construir en el presente el coraje para el futuro con la memoria de nuestras raíces; si no salimos del estado de instalación en el centro, de quietud, de tranquilidad y si no nos metemos en lo periférico y lo marginal'.

La captación de la realidad del presente. Salir del estado de 'la instalación en el centro' para meternos en la periferia y en la marginalidad.

En otra ocasión dije que las categorías van progresando, las categorías de análisis de la realidad. Hablamos de opresores y oprimidos pero no nos basta… Hoy tenemos que agregar otro matiz, los que caen y los que sobran, los que caen del sistema, los echan y sobran, y son material de descarte. Son de alguna manera los que dan la materia prima para la industria humana del descarte. Esa industria que se llama esclavitud. Hoy en nuestro suelo tenemos esclavos.

Tenemos esclavos, sometidos. Sometidos a la organización, por ejemplo, de los cartoneros, sometidos a la mafia de la droga, sometidos a la mafia de los arrebatadores, sometidos a los talleres clandestinos que pululan en nuestra ciudad, a las cadenas de prostitución que por más que se denuncien, que salgan, nadie se atreve a enfrentar.

Esta esclavitud que vivimos hoy no puede quedar fuera del análisis de la realidad, a la misma gente que vive en la periferia, a nuestros esclavos.

Yo les dije, un poco en broma, que nos habían enseñado que la Asamblea del año XIII había decretado la libertad de vientres y abolido la esclavitud. ¿Cuántos chicos siguen siendo esclavos?

La reflexión social y política tiene que hacerse sobre la realidad entera, realidad no distorsionada, en la que aparezcan lo cabe y lo que sobra, y ahí las pautas que nos ofrece el sistema.

Para hacer un análisis de la realidad tenemos que apartarnos de los esquemas, de las ideas e ir a la carne. A la carne de nuestro pueblo, a la carne periférica que sufre, a la carne que tiene hambre, a la carne ciega, a la carne que se la tira afuera porque sobra…

El centro de nuestra reflexión es la persona. Y de ahí la bronca que produce, por lo tanto, la búsqueda en esta realidad de la justicia social. Se prefiere hablar de justicia pero no de justicia social.

Hoy quiero llamar la atención sobre esto, por favor, no miremos la realidad con un intelecto frío y con una visión solamente eticista. Estamos cansados de intelectuales sin talento y de eticistas sin bondad. Miremos la realidad con corazón de hermanos que saben amar'.

Fuente :AICA

Desgrabación de discurso del primado argentino (Provista por el Departamento de Pastoral Social)

Búsqueda personalizada
INICIO