Bicentenario y Educación

El bicentenario de nuestra Patria también es una oportunidad para promover conmemoraciones y aprendizajes críticos.
Estimado lector, Mayéutica Educactiva se muda a https://mayeuticaeducativa.wordpress.com/

Bicentenario y Educación

Por Marcelo Albornoz

El bicentenario de nuestra Patria también es una oportunidad para promover conmemoraciones y aprendizajes críticos.

Este ciclo lectivo es particularmente excepcional porque comenzamos a transitar el período bicentenario de nuestra historia que culminará el 9 de julio del año 2016.

Como todos lo inicios, los docentes renovamos nuestras esperanzas y compromisos con nuestros alumnos. Pero convengamos que a todo ello, en esta oportunidad,  se suman los doscientos años de historia política del Estado Argentino y ello nos debe enorgullecer y estimular para que lo conmemoremos y festejemos sin ningún tipo de eufemismo ni reparo.

Si bien, la Nación Argentina preexistía desde mucho antes, el Estado como tal empieza a cumplir sus primeros doscientos años .Sin  animo de incurrir en tecnicismos, podemos convenir en considerar al bicentenario como  la fecha en que nace nuestro Estado, entendiéndolo como persona jurídica de orden público, es decir como un ente susceptible de adquirir derechos,  contraer obligaciones  y de  auto gobernarse.

En este artículo, no pretendemos realizar ningún tipo de análisis e  historicismo institucional, y no porque no lo amerite, sino porque nos motiva otra cuestión. Somos conscientes de los enfrentamientos internos,  de las dilaciones y las contradicciones en que incurrieron algunos hombres de Mayo y Tucumán. Es por ello que solo nos anima un interés  pedagógico para elaborar  nuestras clases y darle  así, el marco alusivo que se merece.

Por ello, es que creemos que  no es solo una  oportunidad para festejar, sino que además es una posibilidad de generar meta reflexiones holísticas de los distintos sucesos que vivimos como argentinos. También nos parece apropiado que desde nuestros espacios curriculares, pensemos lo nuestro  desde nosotros mismos.

Nos referimos a promover una mirada Latinoamericana, que recoja las diversidades culturales tanto de nuestro país como de la región .En definitiva, el bicentenario es una singular oportunidad para incluir y abordar desde nuestras áreas y materias distintos tópicos que resinifiquen  acontecimientos históricos, políticos, económicos y sociales, que ciertamente  fueron consolidando nuestra identidad cultural y que por ello deben ser objeto de nuestras intervenciones y acciones educativas.

En este sentido, es que nos parece apropiado contemplar en nuestros programas y planificaciones el tratamiento educativo que se merece semejante acontecimiento   . A partir de ello, podemos generar en nuestros proyectos, distintos interrogantes que nos faciliten tanto la construcción como la adquisición de contenidos relevantes y significativos para la comprensión de nuestra historia.

La metodología que planteamos está basada en la generación de interrogantes sobre diferentes acontecimientos y procesos históricos  que nos permita a partir de ellos,  promover  acciones educativas .Solo a modo enunciativo y sin ningún carácter taxativo enunciamos lo siguiente:

Quizás,  puede ser pertinente problematizar sobre los  pueblos originarios  y tratar de  responder: ¿Por que fue recién en el año  1994 que reconocimos su preexistencia étnica y cultural? O ¿que pasó con el espacio geográfico que habitaban?

Otro disparador para generar motivación académica puede ser tratar de responder: ¿Por que tardamos cincuenta años en darnos una constitución nacional?

Siguiendo con la formulación de preguntas planteamos: ¿Por que tardamos 116 años en  elegir de manera democrática a nuestro primer presidente? O ¿Por que demoramos 136 años para conocer  la justicia social? Otras preguntas pueden ser: ¿Por qué tuvieron que pasar 142 años para consagrar el voto femenino? o ¿Por que solo después de 164 años se pudo generar una regulación normativa del trabajo?

El último de los interrogantes elaborados  y seleccionados puede estar referido a ¿Por qué tardamos 174 años en celebrar el Tratado de Paz y Amistad entre la Argentina y Chile tras seis años de mediación papal, siendo naciones hermanas y con una frontera común inmensa?  ****

Reitero, lo precedente es solo una propuesta para  conocer  nuestra historia que  seguramente puede sumarse e integrarse a las de  cada institución escolar. En definitiva, solo se trata de conmemorar  y festejar el bicentenario.

Búsqueda personalizada
INICIO