La escuela y los problemas sociales

La pobreza y sus proyecciones invaden a la escuela y ante esto , existen posturas aparentemente irreconciliables que exacerbadas no hacen màs que profundizar los mismos . Por ello sostenemos que tanto la sociedad como la escuela tiene que iniciar los debates y procurar su abordaje . Aqui nuestras reflexiones .

Los problemas sociales en la escuela

Por Marcelo E Albornoz

La situación social latinoamericana en general y la argentina en particular es más que evidente. Irrumpe en nuestras aulas cotidianamente y se manifiesta de diferente manera según las caracteristicas de cada establecimiento educativo. Cuando calificamos a los distintos hechos como “problemas sociales” no lo estamos haciendo como una mera adjetivación personal, sino que realmente constituyen problemas dilemáticos que ameritan su tratamiento profesional. Las ciencias sociales en general y la sociología en particular nos brindan distintas herramientas para abordar dichas situaciones , en este sentido el enfoque teorico de la desorganización social , considera a èstos problemas como producto del ciclo cambio-desorganización-reorganización .

Esto significa que alteraciones sociales provocan problemas que tanto las pautas como las prescripciones sociales no tenían previsto , ya sea por acción o por omisión , debilitando de esa manera a las normas e instituciones sociales existentes , tornándolas asì, ineficaces para el tratamiento de las nuevas problemáticas.

La crítica situación social, como la pobreza e indigencia y sus proyecciones sobre la cuestión educativa, no es acaso una “desorganización” que requiere una reconstitución de todas las instituciones sociales en general y de las escuelas en particular. Ante la situación social compleja que nos toca vivir y que hoy atraviesan a las escuelas, se nos plantean nuevos desafíos que la misma no puede ni debe soslayar, pero para ello hay que superar la tradición según la cual la institución educativa solo debe limitarse a transmitir conocimientos, prescindiendo de otros tipos de abordajes delegados en otras instituciones sociales. En este presente la escuela debe proponerse, tanto la formación académica como el tratamiento de lo social , ya que en este sentido la educación tiene, por lo menos, dos dimensiones insoslayables, una de carácter epistémico, referida a uno de sus originarios fines como lo es transmitir y enseñar los conocimientos científicos imprescindibles para poder comprender su tiempo.

La otra dimensión es de carácter axiológica, a través de la cual hay que enseñar y poner en práctica las conductas humanas ponderadas y valoradas por la comunidad en la que la escuela está inserta. Independientemente de las distintas posturas que asumamos sobre el debate educativo, los problemas sociales existen y nos interpelan a diario para que tomemos posición y decisión, pero de manera amplia para poder tratar los temas polémicos.

Para ello debemos superar los planteos y debates filosóficos respecto de: “formadora vs. contenedora”, y no porque no lo amerite, sino porque mientras nos descalificamos retóricamente a través de ricas y sustanciosas disquisiciones, la realidad nos pasa por encima. Es por ello que debemos avanzar hacia una síntesis que contenga las dos posturas, respetando la tradición originaria de lo educativo como una aproximación a lo científico cultural, pero también incluyendo a lo ético moral y social como un aspecto central del proceso educativo, contribuyendo de esa forma a la educación no solo de mentes brillantes sino y por sobre todas las cosas de ciudadanos cívicamente comprometidos, culturalmente tolerantes y socialmente solidarios, solo a través de esta perspectiva podremos contribuir en la superación de la dramática situación social .

Solo para delimitar lo “social” podemos mencionar las relaciones que se establecen entre violencia social y escuela. En el estudio sobre el Panorama Social de América Latina/04 realizado por la CEPAL se evidencia el preocupante y complejo deterioro de la situación .Ante esto, la omisión en su tratamiento por parte de la escuela puede contribuir a reproducir la violencia social, agudizando el estado de los sectores populares por su alto grado de vulnerabilidad.

Esta situación se produce entre otras cosas porque estos sectores están menos preparados para adaptarse ya que su bagaje cultural se relaciona poco o nada con los códigos culturales de los sectores medios y altos, que directamente no los contemplan. . Estos grupos, en palabras de Bourdieu están totalmente desposeídos de todo tipo de capital, capital como activo humano, y en este sentido se incluye tanto lo económico patrimonial como lo social y cultural. Las consecuencias e impacto social de estos temas en la escuela se manifiestan principalmente en fracasos escolares, repitencias y alta deserción. Para contrarrestar ello, proponemos lo siguiente:

· Humanizar la relación educativa , parafraseando a Giroux ,la importancia del rol intelectual de los docentes se destaca en principio por ser una función eminentemente “humana” , el énfasis de este aspecto no es casual , sino que es en oposición al rol instrumental que algunas ideologías “eficientistas-normalistas” le quieren asignar .La función docente debe caracterizarse por una praxis profundamente crítica de sí y del contexto, solo así se darán las condiciones para construir una sociedad libre y democrática . De esta forma las instituciones escolares no omitirán el abordaje de las dimensiones políticas , económicas y sociales de la comunidad, posicionando a la escuela como un ámbito en donde críticamente se reflexiona y se propician canales de transformación social .

· Reconocer el fenómeno socioeducativo como multicausal, complejo y multidimensional, lo que antes funcionaba ahora no funciona, debiéndose principalmente su obsolescencia al enorme deterioro de lo social porque lo que cambió fue el contexto en donde nos debemos desempeñar signado por la exclusión. Esto requiere medidas socioeducativas a tono , en principio y desde los escolar por lo menos no debemos conservar la concepción memorística y descontextualizada de los aprendizajes , por el contrario debemos incluir aspectos procedimentales aplicativos y actitudinales valorativos en el proceso de enseñanza aprendizaje .De acuerdo a lo anterior y a lo sostenido hasta aquí , debemos repensar nuestra practica , incluyendo en la misma las dimensiones precedentes en toda la curricula ; áreas y disciplinas científicas en todos sus niveles y utilizar las problemáticas sociales y estudiantiles como fuentes de nuestras enseñanzas ,solo así contribuiremos a superar el dramático presente .

§ Replantear aspectos curriculares. Es tan compleja la realidad social que no puede ni debe contemplarse solo a partir de lo experimental que propone el positivismo , frente a lo estático de esta visión unidimensional: “ se ha ido gestando una filosofía dialéctica de la praxis, que busca entender la realidad, desentrañar sus mecanismos y dinámicas internas , y, a partir de ahí, plantear la transformación liberadora de la sociedad”

Las alternativas precedentes son solo bosquejos que deben analizarse en el seno de cada institución, que a través de la búsqueda del consenso encontrará allì la manera de materializarse.

 
 
comparte esta página en:

© Copyright 1999-2014 idoneos.com | Política de Privacidad