Los Diseños Curriculares como un espacio de Poder

La elaboración de los diseños curriculares son un espacio politico en donde se discuten aspectos y jerarquizaciones culturales que no debemos subestimar .
Estimado lector, las publicaciones más recientes de Mayéutica Educactiva pueden verse en https://mayeuticaeducativa.wordpress.com/

El Curriculum educativo como un espacio de poder

Por Lic. Marcelo E Albornoz

El objeto de esta nota es sumarnos al debate académico sobre la elaboración de diseños curriculares y educativos pero desde una mirada eminentemente docente y crítica.

Para nosotros, ninguna perspectiva sobre el particular esta exenta de intencionalidad política, por el contrario y muy alejado de ello consideramos que es un campo propicio de confrontación dialéctica y como docentes no podemos asistir a la misma de manera ingenua.

La palabra currículo etimológicamente es de origen latino, en español se la puede traducir como “recorrer un camino”. En el ámbito pedagógico, su significado se ciñe a un conjunto de planes y programas de estudios. Asimismo, esta concepción tiene un sentido restringido y uno amplio, el primero le otorga una connotación de casi exclusividad a los planes de estudios, programas y colecciones de textos y documentos escolares.

Por el contrario, la segunda acepción, le agrega a la precedente todas las experiencias de enseñanza y aprendizaje, tanto intra como extra aula, concibe a la institución educativa en su máxima expresión y extensión, involucrando a sus distintos actores, de esa manera contempla al fenómeno educativo tanto desde lo intencionado y planificado, hasta lo espontáneo, inclusive, tienen lugar los acontecimientos producidos por otros agentes culturales que no pueden ni deben subestimarse ni omitirse.

En síntesis, en muchos ambientes académicos los dos conceptos coexisten y deben contemplarse, pero para nosotros es mucho más pertinente suscribir el sentido amplio, porque se adecua mejor a la cosmovisión de lo educativo como un hecho relacionado e interdependiente de lo político y lo social.

Dos enfoques ideológicos para entender las disputas Curriculares

Sabemos a priori, que existen muchas formas de nominar ideológicamente a las distintas posturas que procuran delimitar lo que se entiende por currículo, pero en este caso vamos a usar una dualidad nominativa que creemos las diferencia e identifica sustancialmente. Nos estamos refiriendo a la perspectiva curricular recibida y a su confrontativa y opuesta perspectiva reflexiva.

Esta categorización es simplemente un recurso, ya que podríamos haber utilizado las siguientes: currículo explicito versus oculto, enseñado versus evaluado, rígido versus flexible, abierto versus cerrado. Todas ellas en definitiva son representativas de lo que nos proponemos .Parafraseando al autor Eggleston, la perspectiva recibida ,considera al conocimiento como un conjunto de saberes que nos es “dado” por especialistas y expertos , por lo tanto se convierten en innegociables y poco dialécticos . Dado aquello, abonan y sostienen la existencia de una fuerte división epistemológica y cultural entre quienes ejercen sus exclusivas atribuciones y facultades de producir el conocimiento; los que se encargan de su mera “transmisión” y los destinatarios y receptores del saber como son los “alumnos”. También es común encontrar dentro de esta perspectiva una inadecuada jerarquización entre las distintas áreas científicas, considerando a algunas de ellas como puras y hasta sagradas en detrimento de otras. Dentro de esta corriente de pensamiento, podemos identificar a algunos de sus voceros y partidarios entre los filósofos más conservadores y con una fuerte impronta paradigmática positivista.

Por otro lado, abonan y suscriben también a esta corriente algunos psicólogos identificados con el enfoque cuantitativista y predictivo, a modo de ejemplo y para citar alguno de sus máximos exponentes mencionamos a Benjamín Bloom y su Taxonomía, con ella se procuraba categorizar y operacionalizar los contenidos y objetivos educacionales. En definitiva, los seguidores de esta concepción ideológica curricular preconizan la existencia de estructuras de conocimiento independientes de las distintas intervenciones pedagógicas y didácticas de los docentes. De acuerdo a ello, sus postulados estarían relativizando seriamente los principios rectores de teorías tan respetadas en educación como son las psicogenéticas y socioculturales. Con sus enfoques, limitan y reducen la labor educativa de los maestros y profesores a su mínima expresión, concibiéndola como una mera relación instrumental. Desde allí consideran al sistema educativo como un aparato político administrativo de disciplina y control.

La perspectiva reflexiva

Frente a lo descripto precedentemente, el enfoque reflexivo, difiere de aquel desde el mismo proceso de génesis curricular, en éste, se incorporan a la elaboración curricular los docentes y hasta los alumnos en alguna de sus instancias. Por lo tanto es mas participativo y consensual, para muchos de sus partidarios, la institución educativa que se estructura desde la perspectiva recibida es coercitiva porque considera a los estudiantes “seres a instruir”, por ende, ni sanos ni libres, quienes al ser “educados” en aquellas prescripciones pierden su capacidad creativa y hasta en cierto grado se los aliena y cosifica. La perspectiva reflexiva cuestiona la supuesta rigidez social, por el contrario, consideran a la realidad social como una construcción dialéctica.

En esta corriente ideológica curricular hay una fuerte influencia de la Sociología en sus expresiones cualitativa; interpretativa y critica .Solo para citar algunos principios representativos de este enfoque destacamos al pensador Tadeo Da Silva (1999) quien plantea que es en el campo de la educación donde se libra tal vez una de las batallas más decisivas en torno del significado…”está en juego, en esa lucha, los significados de lo social, de lo humano, de lo político, de lo económico, de lo cultural y de aquello que nos concierne, lo educativo. En esa lucha, la educación es un campo de batalla estratégico. La educación no es solamente uno de los significados que están siendo redefinidos: ella es el campo de confrontación de los diferentes significados”

Por ultimo , somos conscientes que el tema amerita un mayor abordaje y tratamiento , pero lo que nos anima en esta oportunidad, es dejar planteadas y generar las primeras dudas iniciantes , defendiendo nuestra postura respecto de considerar a la relación educativa como una relación humana, lejos de la imposición y cerca de la construcción cultural conjunta con una fuerte presencia de interaccionismo simbólico , considerando al currículo como un espacio de disputa y confrontación política en donde los docentes tenemos mucho para aportar y hacer .