Redefiniendo La Politica

En este artículo planteamos la imperiosa necesidad de participar para modificar y cambiar lo que no nos gusta
Estimado lector, las publicaciones más recientes de Mayéutica Educactiva pueden verse en https://mayeuticaeducativa.wordpress.com/

Por Marcelo E Albornoz

Redefiniendo la participación política

Los cambios políticos e institucionales se darán en la medida de nuestra participación.

La política es tan antigua como el hombre mismo, solo para destacar un momento histórico de inicio de la misma, basta con recordar las enseñanzas de los antiguos griegos, referentes ineludibles en la génesis de nuestra cultura en general.

Ya en la antigua Atenas, se consideraba al hombre como un zoon politikon. Quienes nos legaron, entre otras enseñanzas, aquella, la consideraban una especie de vocación de servicio por la custodia de los intereses generales de las antiguas polis. En este sentido, Aristóteles, en una de sus máximas obras (La Política) sostenía;” Fuera de la Democracia, no existe el derecho común ilimitado de ser miembro de la asamblea publica y juez”.

La referencia bibliografiíta anterior, nos alecciona sobre el derecho y deber político que implica y reviste ser ciudadano de un Estado Democrático .A lo mejor, cuando lees estas palabras, se te ocurre pensar, que no todos tenemos la misma vocación y es legitimo que lo sostengas, pero no debemos olvidar tampoco que nos ha costado mucho volver a vivir en un Estado de Derecho.

Es por ello que nuestra calidad ciudadana depende en gran medida de “nuestro” compromiso político, social y vecinal. Por otro lado, el mismo pensador definió a la polis como una asociación humana de carácter soberana e inclusiva y no exenta de relaciones con un cierto grado de influencia, poder y/o autoridad. En definitiva de eso trata la política , no es ni mas ni menos que un proceso ínter vincular en donde se ponen en juego posiciones , diferentes y/o coincidentes ; encontradas y/o acordadas , pero con un mismo objetivo , como lo es organizar la comunidad contemplando los distintos intereses de los diferentes sectores y/o actores , pero privilegiando el general o común por sobre los sectoriales o particulares .

¿Te parece una definición medio romántica? , puede ser, pero es coherente con nuestra convicción de creer en la bondad humana. Por ello, no suscribimos la máxima política que sostiene: “El hombre es el lobo del hombre “. O no es acaso la socialidad una de las principales características humanas.

Independientemente de lo precedente, la palabra política ha tenido, y lamentablemente sigue teniendo un tratamiento y una consideración peyorativa, en donde mucho han contribuido las malas praxis de dirigentes corruptos e ineptos que no estuvieron a la altura de las circunstancias, pero no seamos tampoco ingenuos o reduccionistas.

El bien común implica en definitiva la paz que reposa en la construcción de un orden social justo y equitativo. Ahora bien, ¿como lograrlo sin nuestro compromiso y participación? No se trata de adoptar acciones macro políticas, o al menos no es solo eso, fundamentalmente, es comprometernos con lo mas inmediato y en nuestro caso como docentes no debemos dejar de considerar a la Educación como uno de los medios mas eficaces para construir ciudadanía. En principio y a partir de esta premisa podemos crear las condiciones que tiendan a modificar lo que no nos gusta. Sin compromiso, no habrá cambios.