Tiempo y Poder

Por lo menos desde la Grecia Clásica persiste la especulación filosófica sobre el tiempo y sus proyecciones sobre la cultura y la política . Preguntas como: ¿somos artífices de nuestro destino? , ¿Está todo predestinado? ; ¿las circunstancias nos condiciones? . Podríamos seguir con los interrogantes , pero en esta oportunidad , extractamos del libro Proyecto Umbral , las ideas al respecto del Filósofo Gustavo Cirigliano. (#)
Estimado lector, las publicaciones más recientes de Mayéutica Educactiva pueden verse en https://mayeuticaeducativa.wordpress.com/

Por Marcelo E Albornoz

 

*Por lo menos desde la Grecia Clásica persiste  la especulación filosófica sobre el tiempo y sus proyecciones sobre la cultura y la política . Preguntas como: ¿somos artífices de nuestro destino? , ¿Está todo predestinado? o ¿las circunstancias nos condicionan?  . Podríamos seguir con los interrogantes , pero en esta oportunidad , extractamos del libro Proyecto Umbral ,  las ideas sobre el particular del Filósofo Gustavo Cirigliano. (#) *

 

 

Concepción del tiempo y poder

 

Preguntarnos cuándo nace la historia nos lleva a también incursionar en una cuestión de poder: el modo de medir el tiempo. Si se acepta que el tiempo es circular, se asume que las historias cíclicamente se repiten. Si se cree que el tiempo es lineal, se considera que hay inicio y fin de los tiempos. Si se cree que el tiempo se representa en forma irregular, se acepta que hay hechos o circunstancias que irrumpen en un momento dado y cambian el rumbo en tránsito.

Si bien se trata de un tema no resuelto, su graficación es relevante como visión de poder, de dominación, ya que si se cambia su concepción cambia la del poder.

Son tres las principales concepciones o teorías del tiempo:

Cíclica o Circular, Lineal y Quebrada

La concepción cíclica o circular es atribuida a los egipcios y es propia de los griegos y del hinduismo. Para este enfoque el tiempo es circular, cíclico, no rectilíneo. En la circularidad no hay comienzo ni fin, es una secuencia infinita; no hay centro que organice y tampoco hay creación ni consumación. Los acontecimientos no son únicos, se repiten. Eterno retorno. En la tradición cultural judía, que no reverencia a los muertos sino a la vida, después de la muerte se sirve una comida con alimentos de forma circular, que simbolizan el recomenzar del ciclo de las generaciones, y se hace un brindis por la vida, en hebreo, le jaim.

La concepción lineal, de origen babilónico, es patente en el cristianismo. La

Historia no se repite, y siempre marcha hacia delante. Unicidad. Cristo se hace hombre o muere una sola vez y para siempre. A la vez la venida de Cristo se constituye en el centro dela Historiay la organiza hacia atrás y hacia delante. Se trata de una interpretación horizontal de las partes del tiempo en la que el pasado anuncia y prepara el futuro, mientras que el futuro cumple y esclarece el pasado. Cumple la profecía.

La concepción que representa el tiempo como una línea quebrada, se origina en otro modo de interpretar el tiempo y por ende la historia, y proviene de los gnósticos cristianos (siglos II y III de nuestra era). La versión gnóstica del cristianismo es heterodoxa respecto de la doctrina oficial dela Iglesiaromana. Rechaza este mundo material como obra malvada, creado por el demiurgo o dios perverso, considera al tiempo una mentira, un engaño. La verdadera realidad está en otro lado (¿tierra sin mal de los guaraníes?). Y la salvación se alcanza librándose del tiempo y del mundo mediante la revelación y el conocimiento del Dios absolutamente bueno que no se da en el tiempo ni en la historia.

La interpretación del tiempo no es dogma de fe, es apenas una aproximación  humana o una de las aproximaciones posibles a fin de dar un escenario temporal al Hijo que el Padre envió al mundo y cuya venida “irrumpe” en la historia y le cambia el sentido, quiebra la línea. No necesita un pasado humano porque en verdad Cristo es un proyecto.

Visión del tiempo quebrado compartida por el mesianismo judío que dirá, el

Mesías no viene al final. El Mesías encuentra hendijas en la historia. Por ellas se acerca a los hombres y produce una sorprendente ruptura del tiempo histórico. Se trata de “un estallido de la historia, de un giro sorprendente que quiebra la marca de las cosas”.11

Los pobres, acota Cirigliano, tienen una percepción no lineal –más puntual

Que circular, diríamos, y como el 80% del mundo es pobre, la concepción dominante sería no lineal.

En la nueva física, el tiempo es un constitutivo del ser de los átomos en cuanto patrones vibratorios; una onda, como una nota musical, requiere tiempo a fin de poder existir, una nota no es nada en un instante. Por eso, el tiempo llega a ser la cuarta dimensión necesaria para entender la realidad física.

El principio de Heisenberg, de la indeterminación o de incertidumbre en la naturaleza del átomo acaba con la causalidad lineal, unidireccional.12 En tanto la teoría cuántica es la que sostiene que la emisión y absorción de energía en los fenómenos periódicos, no se efectúa en procesos continuos, sino por saltos.13

En definitiva la concepción del tiempo es poder. En la noción del tiempo lineal y acumulativa, que tiene principio y fin, subyace la teoría del interés del capital (usura para los griegos), absolutamente funcional a la especulación (antiproyecto) y a la idea del fin de la historia.

11 Forster, Ricardo: Walter Benjamín y el problema del mal, Altamira, Bs.As., 2001. Citado por José Pablo Feinmann en el suplemento Nº 31 La filosofía y el barro de la historia, Página 1 2, 17 de diciembre de 2006.

12 Tomado de Miguel Martínez Mígueles, El paradigma emergente, Barcelona, Gedisa Editorial, 1 995.

13 Diccionario Básico Espasa Calpe, tomo 5 .

La concepción cíclica o circular, por su parte, carece de centro que organice.

Conduce a rechazar toda creación o modificación ya que somete a la realidad, a lo inexorable de lo que se reiterará. Pobres siempre hubo y por lo tanto siempre habrá. Ambas, la lineal y la cíclica o circular, abonan el supuesto de la inevitabilidad y que nada (o muy poco) se puede cambiar.

La percepción no lineal, quebrada, permite alentar los cambios de rumbo. Es posible un salto que irrumpa y cambie la historia de injusticia, saqueo y sometimiento de los pueblos. Nada es irreversible ni inexorable. La discontinuidad permite los proyectos de país; la linealidad y la circularidad, en cambio, los impide.  La periodización conforme secuencia de proyectos de país que tiene un inicio y un fin parte de asumir la percepción quebrada del tiempo y la posibilidad real de modelar cambios, que, queridos por el pueblo, se conviertan en un nuevo proyecto a ser compartido.

(#)Gustavo Cirigliano

Doctor en Filosofía y Letras, UBA. Profesor en: UN dela Plata; Syracuse U.

(EE.UU.); N. del Litoral; del Zulla (Venezuela); UBA; PU Católica del Perú;

UN Abierta (Venezuela); N. de Mar del Plata; N. dela Patagonia. EnEspaña:

U. de Alicante; UNED; Murcia; Sevilla; Autónoma de Barcelona; Granada;

Cádiz y Politécnica de Madrid. Autor, entre otros, de: Filosofía de la Educación; Educación y Política; La Educación Abierta; Educación y País; Porque preciso luz para seguir; Tangología; Metodología del Proyecto de País.**

 

Búsqueda personalizada
INICIO