Agenda Educativa del Bicentenario

La educación como política pública debe formar parte de la agenda del bicentenario .
Estimado lector, las publicaciones más recientes de Mayéutica Educactiva pueden verse en https://mayeuticaeducativa.wordpress.com/

  • La Educación como política de Estado

Por  Marcelo E Albornoz

El advenimiento del bicentenario de nuestra querida patria (2010-2016) debe ser considerado como una oportunidad y un imperativo para hacernos cargo de los problemas que nos acucian.

A partir de ello, la clase política tendrá la posibilidad de reconciliarse con la ciudadanía a través de la construcción de una verdadera agenda nacional.

Con el mismo énfasis, consideramos que uno de los aspectos de aquella, lo debe conformar la compleja cuestión educativa.

Por ello, esbozamos y dejamos a consideración las temáticas más neurálgicas y estratégicas del sector.   

Es indudable que un proyecto de Nación requiere que tanto  la sociedad como  la dirigencia,  considere a la educación como una de las principales herramientas   de políticas públicas al servicio de la movilidad social ascendente  y del desarrollo armónico del país.

Para ello, creemos que es muy importante dejar plasmado en estas líneas, algunos tópicos, que de manera perentoria conformen la agenda  presente y futura del sector.

Obviamente que no pretendemos agotarlos en esta ocasión, sino que desde nuestra mirada de educadores, dirigentes y animadores del sector, creemos que deben abordarse ineludiblemente.

En principio y sin más eufemismos y dilaciones debemos promover una actualización de los currículos y programas educativos de nuestros futuros formadores. Consideramos, que toda reforma del área debe comenzar por ahí.

Entre otros temas,  se deberá actualizar la dimensión epistemológica  de las respectivas disciplinas científicas, incorporando además las nuevas teorías educativas  y por sobre todas las cosas, no se deberá omitir la compleja diversidad cultural de nuestros jóvenes.

Otro de los temas de agenda pasa por replantear el actual sistema educativo secundario, entre otras cosas, porque es el más frágil de los niveles. Porque hay muchos fracasos escolares de origen social más que cognoscitivo, y porque debemos promover en él, una verdadera práctica ciudadana,  ya que la actual ley de educación nacional prescribe su obligatoriedad y esto debe ser un desafío en  donde preservemos la inclusión social en un marco de calidad educativa. 

Por otro lado, el debate para reformar la actual ley de educación superior  debe ser otros de los temas de agenda. Solo a modo de enunciación somera, debemos recordar que aquella fue producto de la década del noventa, donde las políticas del sector fueron muy permeables a la visión economicista y tecnocrática de aquellos tiempos.

En un nuevo contexto político internacional, sin duda debemos replantear tanto los perfiles de las carreras como el de los graduados, ajustar la oferta  intra e inter  universitaria y dirigirla fundamentalmente hacia la promoción de carreras que sustenten las condiciones de crecimiento y  desarrollo de nuestro país. Todo lo precedente, debe darse en el escenario de una integración regional que debemos consolidar.

El último de los tópicos, pero no por ello  de menor jerarquía, lo constituye el financiamiento público de la educación  y la investigación en todos sus niveles. Poner a consideración en este escrito porcentajes del PBI a destinar, o, posibles fuentes de recursos fiscales para el sector, nos parece inapropiado.

Solo nos anima en estos párrafos,  dejar planteado los temas y comenzar los debates para la construcción de la agenda publica.

Búsqueda personalizada
INICIO