Reconceptualizando la currícula desde la cotidianeidad educativa

Reconceptualización curricular.
Estimado lector, las publicaciones más recientes de Mayéutica Educactiva pueden verse en https://mayeuticaeducativa.wordpress.com/

Reconceptualizando la currícula desde la cotidianeidad educativa

Por Lic. Marcelo Albornoz

Los docentes cuando desarrollamos nuestras praxis, entendiendo por praxis a por lo menos, las distintas acciones que van desde la selección temática de los programas de estudio, la planificación y organización de la manera o forma de desarrollarlo, hasta la selección de bibliografía y de los medios que utilizaremos para evaluar, optamos, ya sea tanto por decisión o por omisión, que modelo pedagógico pondremos en práctica.

Si nos detenemos a tomar lo “dado” desde la planificación curricular oficial, estaríamos actuando como sostiene John Eggleston, desde una perspectiva ideológica curricular “recibida” en donde le otorgamos una validez superlativa a ese conjunto de contenidos, seleccionados por expertos, y por lo tanto incuestionable. “Las “materias” pasan a ser “disciplinas” y , de ese modo adquieren algo muy parecido a la inmortalidad”

Ahora, si solo tomamos como una fuente más a esos diseños curriculares y lo reinterpretamos al contexto histórico concreto en el que nos desempeñamos, tomando lo pertinente de éste, o desechando o relativizando lo que no se ajusta a nuestra realidad educativa, estaríamos recontextualizando, a través e éstos cuestionamientos el papel del currículo por considerarlo tal cual sostiene el pedagogo Tadeo Da Silva, una mera reproducción de las diferencias sociales.

En principio deberíamos hacer un micro diagnostico y a partir de él caracterizar las dimensiones socio económicas y geográficas de la institución educativa a implementar la propuesta. Con este tipo de acción se puede identificar y caracterizar más fehacientemente a los sectores sociales a quienes se les va a dirigir la propuesta, y como consecuencia de ello categorizar que tipo de acciones tornarán al proyecto en significativo .Por otro lado, en análisis geográfico también puede ser de suma utilidad para articular en nuestras acciones a distintos sectores e Instituciones sociales relevadas en el macro diagnostico y que forman parte de la comunidad en donde la escuela está inserta.

A posteriori del macro diagnostico , se deberá abordar el micro diagnostico y con él , aspectos del PEI, como ideario y tipología organizacional ; a partir de ello se puede identificar estilos didácticos y perfiles ambicionados y reales tanto de docentes como de alumnos , por ejemplo es muy común encontrar documentos pedagógicos , en donde de manera declamativa y ambigua se promueve la formación integral del alumno dentro de un contexto de solidaridad y compromiso social. Estas palabras así presentadas suenan y quedan bien en todo tipo de protocolo, el problema es que muchas veces tienen un grado de abstracción y vaguedad que las inviabilizan.

Para contrarrestar esto, los docentes podríamos generar proyectos educativos que involucren a nuestros pares y alumnos en la formulación de acciones, abriendo y extendiendo los límites arquitectónicos de la escuela para tomar de allí una problemática social y representativa de la comunidad, y en concomitancia con alguna institución barrial trabajar en lo planteado tan elegante y formalmente desde su PEI.

Este tipo de propuesta requeriría por parte del profesorado, reformular las prácticas que están más cercanas a una tradición normalista y disciplinadora, que a un estilo pedagógico democrático y transformador. Generándose así un modelo alternativo, en donde la transmisión de información y conocimiento sea un aspecto más de lo educativo, pero no su exclusiva finalidad.

Estas acciones tenderían a la formación integral de los alumnos ,o sea a sus dimensiones epistemológicas, axiológicas y estéticas en un contexto de diversidad y criticismo social.

Búsqueda personalizada
INICIO